Los Andes australes, de norte a sur, nos ofrecen vinos en argentina y chile, tan distintos como los terrenos y climas de la zona.

Dos accidentes geográficos, dos países en cada uno, terrenos diferentes en cada zona, y climas que determinan la diferencia de los vinos en estas zonas vitivinícolas.